¿Cómo evitar las manchas en la cara?

Quizás no seamos conscientes de ello, pero la piel es el órgano más grande que posee el cuerpo humano. Al igual que otros órganos, hay que cuidarla con el fin de evitar futuros problemas.
Las manchas de la piel,entre las que se incluyen las manchas en la cara, son una alteración que se debe fundamentalmente a la acumulación excesiva del pigmento que le da color, llamado melanina. Esta hiperpigmentación es la causante de la aparición de las manchas en la cara que suelen ser de un color marrón-negro. Suelen aparecer en zonas concretas del rostro: a los lados de la cara, en la nariz, mejillas o labio superior. Este trastorno es más frecuente en mujeres que en hombres.
Existe otro trastorno cuyo efecto es el contrario. Se trata de hipopigmentación, presente en enfermedades tales como el vitíligo (asociada a otras dolencias).
No todas las manchas son iguales: hay que distinguir entre lunares, pecas y manchas de la edad. Los lunares son causados por el aumento de las células de la piel que crecen rodeadas de tejido mientras que las pecas son manchas pardas o rojizas, siendo la exposición al sol una de sus causas principales. Las manchas de la edad son la consecuencia de una prolongada exposición al sol a lo largo de los años.

Causas más comunes que producen las manchas en la cara

manchas en la cara ¿Cómo evitar las manchas en la cara?

La exposición al sol.

Las manchas en la cara, así como en cualquier parte del cuerpo, se pueden evitar con un gesto muy sencillo: protegerse adecuadamente del sol. Los rayos UV son perjudiciales para la piel y los responsables de aumentar la aparición de dichas manchas. Una buena protección usando cremas con el factor solar adecuado, el uso de sombreros, gorras, permanecer debajo de una sombrilla, así como, cuando sea posible, evitar la exposición en las horas donde la radiación solar es mayor, hará que la salud de la piel no se resienta (especialmente con respecto a las manchas en la cara, donde son más visibles). Las personas con la piel sensible deben estar aún más alerta y prestar más atención, aunque tener una piel oscura tampoco garantiza que no puedan salir manchas. Una protección de al menos 30 FPS es lo recomendable y no sólo en verano, sino durante todo el año, por ejemplo, usando una hidratante con protección solar.
No hay que confiarse con el sol: incluso si nos sometemos a un tratamiento para eliminar las antiestéticas manchas hay que tomar precauciones, pues nuestra piel posee memoria y podrían volver a salir. El resultado de la exposición de cicatrices al sol puede provocar la aparición de manchas o el oscurecimiento de éstas.
La memoria de la piel provoca que las quemaduras solares reiteradas pasen factura a largo plazo en forma de manchas en la cara o en cualquier otra parte expuesta al sol.
Otro aspecto a tener en cuenta es la combinación del uso de productos cosméticos con alcohol y la exposición al sol, que puede provocar las temidas manchas en la piel, así como la combinación del sol con ciertos medicamentos, que podrían provocar efectos indeseables.

Los cambios hormonales.

Una de las causas más frecuentes son los cambios hormonales. El embarazo, el consumo de anticonceptivos hormonales o los tratamientos durante el climaterio (menopausia) pueden favorecer la aparición de manchas en la cara. Dichas manchas suelen desaparecer al eliminar la causa. En la juventud el motivo más frecuente suele ser el acné severo.
Durante el embarazo, el llamado cloasma gestacional, tiene dos factores fundamentales: por una parte, el factor hormonal, debido a los cambios lógicos de los niveles hormonales, que provocan una mayor concentración de melanina. Por otra parte, el componente genético. Una vez más, minimizar la exposición al sol y/ o el uso de cremas de pantalla total pueden contribuir a evitar su aparición.

Otras causas.

Existen algunos problemas de salud que influyen en el aspecto de nuestra piel y que podrían ser los causantes de las manchas en la cara: desde problemas hepáticos o de tiroides hasta enfermedades como el mal de Addison, un trastorno que afecta a las glándulas suprarrenales y a la producción de hormonas.
Consejos para evitar las manchas en la cara.
Existen una serie de hábitos que pueden contribuir a evitar en la medida de lo posible las manchas en la cara, por ejemplo:
– Una higiene adecuada de la piel, evitando aquellos productos que sean demasiado fuertes o agresivos.
– Hidratar el rostro con productos adecuados.
– Exfoliar regularmente para eliminar las impurezas o células muertas.
– Beber agua.
– Llevar una dieta equilibrada que contenga fruta y verdura.
En definitiva, las manchas en la cara pueden ser un mal evitable en muchos casos tomando las precauciones necesarias. Gestos tan sencillos como protegerse la piel o alimentarse adecuadamente deberían salir de cada uno de nosotros para estar bien con uno mismo y dar una buena imagen a los demás.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis: