Manchas blancas en la piel. Porqué se producen y cómo puedo evitarlas.

Uno de los problemas cutáneos más extendidos en la población y que mayor preocupación despierta entre los afectados es la aparición de manchas blancas en la piel. En las siguientes líneas analizaremos las principales causas asociadas a esta afección y enumeraremos varios consejos preventivos en torno a esta.

Causas y tipología de las manchas blancas en la piel

Las manchas blancas en la piel pueden estar asociadas a diversos motivos y ser de naturaleza desigual. Una de las causas más comunes es la infección por hongos. Normalmente, estas manchas aparecen en la zona superior del tronco, ya sea en la espalda o en el pecho, aunque no deben descartarse otras zonas.manchas blancas en la piel 279x300 Manchas blancas en la piel. Porqué se producen y cómo puedo evitarlas.

Se trata de pequeñas manchas blancas en la piel, a veces imperceptibles, pero que en época estival son más llamativas debido al contraste con el bronceado. Es un hongo (conocido como tiña versicolor) que se manifiesta por diversas razones: debido al mal cuidado de la piel, cuando el secado de la misma no es concienzudo, cuando se permanece expuestos al sudor o llevamos ropa muy ajustada que no deja transpirar adecuadamente.

Debemos ser prudentes porque es un hongo contagioso, si bien no es dañino y se trata solo de un problema estético de sencilla solución. Basta con una higiene diaria adecuada y pulcra, y la aplicación de cremas antifúngicas para que las manchas desaparezcan o remitan.

Existe otra tipología de manchas blancas en la piel, de origen celular, que apunta a la falta de pigmentación como motivo principal de estas. Se define como vitíligo (también llamado leucodermia) y no existe un consenso en torno al porqué de su aparición.

Hay teorías que aseguran que estas manchas blancas en la piel aparecen debido a una exposición perjudicial de manera continuada. Otras se decantan por el origen psicológico y psicosomático de la enfermedad, mientras que muchos aluden causas genéticas -de herencia familiar- como motivo diferencial. Coexisten por tanto, varias hipótesis al respecto y no siempre resulta sencillo hacer un diagnóstico en torno a ella.

En el caso del vitíligo, las manchas blancas en la piel son fácilmente identificables, pues tienen unas características bien definidas. Su aspecto es bastante llamativo, se trata de máculas blancas de apariencia lechosa y normalmente ovaladas o redondeadas.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Según su dispersión y desarrollo el vitíligo puede ser universal (todo el cuerpo), focal (una zona concreta), facial (en el rostro) o segmentario (que se concentra en una parte del cuerpo). Cabe destacar que el vello que crece en las zonas afectadas también adquiere un color blanquecino.

El vitíligo, al igual que la infección por hongos anteriormente descrita, no resulta un proceso que revista dolor o provoque molestias graves al afectado. Sin embargo, son frecuentes problemas psicológicos derivados del malestar que produce su fealdad estética. Hay pacientes a los que esta situación le provoca ansiedad.

Es una enfermedad que se potencia en verano y que remite con claridad en el invierno, por lo que resulta evidente que guarda cierta relación con la exposición de la piel. Suele aparecer a partir de los veinte años y en un 30% de los casos existen antecedentes familiares.

Las manchas en la piel identificadas como vitíligo carecen de cura, sin embargo, encontramos tratamientos que pueden mejorar y disimular eficazmente su aspecto. El recurso más utilizado es la exposición a rayos ultravioletas, que ayudan a producir la ansiada melanina.

Hay quien opta por tomar medicamentos que favorecen la repigmentación (ya sea ingiriéndolos o aplicándoslo sobre la zona afectada) o sencillamente, usar cosméticos que disimulen la zona. No obstante, para este último remedio hay que ser muy cuidadoso, pues un mal uso puede ser contraproducente. No son fiables, en cualquier caso, los “tratamientos milagro” que indican que se va a producir la regeneración total de la zona afectada.

Otras causas que pueden originar manchas en la piel

Algunos expertos advierten que las manchas blancas en la piel pueden estar originadas por la falta de ciertas vitaminas en nuestro organismo, principalmente la B12. Aseguran que con una correcta alimentación basada en verduras, frutas y proteínas específicas puede corregirse, y por tanto, la solución pasa por consultarlo con el nutricionista.

Otras razones de la aparición de manchas blancas en la piel pueden ser las derivadas de otras enfermedades cutáneas (psoriasis o eczemas). Este tipo de afecciones suelen desgastar la piel y provocar siluetas blancas. También es posible la aparición de manchas en casos con alteraciones hormonales propias del embarazo e incluso en personas que sufren del tiroides.

Indicaciones

Es obvio que las manchas blancas en la piel pueden tener orígenes y causas muy diferentes. Por ello, las autoridades sanitarias recomiendan, en caso de descubrir cualquier tipo de mancha, acudir al especialista, en este caso un dermatólogo, para llevar a cabo un diagnóstico fiable y certero. Con el análisis del historial clínico y de las características físicas del paciente puede concretarse un adecuado y satisfactorio tratamiento.

El tipo de manchas más visible por el lugar donde se encuentra son las manchas en la cara, a continuación descubre porqué se producen y cómo evitarlas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.6/5 (10 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: -1 (from 15 votes)
Manchas blancas en la piel. Porqué se producen y cómo puedo evitarlas., 3.6 out of 5 based on 10 ratings

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis: